Vélez

Club Atlético Vélez Sarsfield

CAVS

1910 - 2017/Sitio Web Oficial/www.velezsarsfield.com.ar

Sitio Web Oficial www.velezsarsfield.com.ar

Inicio   Fútbol   Títulos   Fútbol

Títulos: Recopa Sudamericana 1997

Vélez Campeón Recopa Sudamericana 1997
Recopados de Gloria
El Fortín llegaba como el rey de la Supercopa 1996. En frente estaba el River de Ramón Díaz, que ya había conseguido el Clausura de ese año y la Copa Libertadores, logro que lo depositó en Japón para jugar con Vélez que mantenía la base del multicampeón de los 90.
+ Ampliar imagen
Comienza la vuelta olímpica. Todo Vélez celebra una nueva conquista que lo alzaba como uno de los equipos más importantes del fútbol argentino.

Los títulos que posee Vélez Sarsfield son sin dudas una porción muy importante de su grandeza. Recordarlos no hace otra cosa que pararnos en aquellos años, no desde el lugar de la añoranza; sino con la firme convicción de mantener vivo ese fuego sagrado.

Aquella Recopa Sudamericana de hace 20 años atrás, tuvo en si misma la coronación de aquella década dorada para el Fortín donde se ganó completamente todo. Fue la revancha de aquella que se escapó ante Independiente unos años antes. Fue la confirmación del hambre de un grupo de jugadores únicos, excepcionales.

Te invitamos a recorrer dos relatos de aquella gran jornada donde los equipos más ganadores de la década de los 90 se enfrentaban en un duelo único, en la lejana Kobe en Japón; pero con el sello ineludible de la historia ganada.


Si hay algo que enorgullece al hincha velezano, es el extenso palmarés internacional. Los logros alcanzados más allá de las fronteras, esos que forjaron el nombre y renombre de la institución, se sucedieron con una frecuencia exquisita hasta 1997. Ese año, sin saberlo, Vélez emprendería su último partido de Copa que terminaría en festejo y vuelta olímpica. Vélez cerraba su lista de cetros internacionales hasta el día de hoy. Aquel 13 de abril, el equipo festejaba en Japón, tierra que tan feliz -y conocido- lo había hecho allá por 1994.

El Fortín llegaba como el rey de la Supercopa 1996 gracias a aquel triunfo en Liniers 2-0 a Cruzeiro. Enfrente estaba el River de Ramón Díaz, ese equipo que ya había conseguido el torneo Clausura de ese año y la Copa Libertadores, logro que lo depositó en Japón para jugar con Vélez que mantenía la base del multicampeón de los 90. En cambio, el equipo del Pelado estaba en pleno recambio y de aquel campeón de América quedaba poco.

El partido fue en la ciudad de Kobe. Hasta ahí llegó Vélez y Osvaldo Piazza, el discípulo bianchistaque ya tenía en su haber el  Clausura y la Supercopa de 1996. Con esa mochila positiva a cuestas, el Fortín llegaba confiado a pesar de que en el historial, los números no ayudaban.

El partido contó con un protagonista tan indispensable como determinante: el penal. En el transcurso de los noventa minutos, Vélez y River empataron en un gol, coincidentemente, ambos desde los doce pasos. Primero  fue José Luis Félix Chilavert el encargado de patear cuando promediaba el primer tiempo. En el complemento, Enzo Francescoli, por la misma vía, marcó para extender la historia al tiempo suplementario, pero nada cambió y los penales fueron una realidad.

La vasta vitrina azul y blanca, esas que es envidiada por equipos con historia en nuestro fútbol, tenía un lugar más. Las cuatro copas alzadas en algún lugar del mundo, se acurrucaron para que el club tenga una estrella extra bordada en la camiseta. El quinto logro estaba a varios pasos. Doce, para ser exactos claro está, multiplicados en los ejecutantes que fuesen necesarios.

A esta altura, Chilavert ya era una eminencia bajo los tres palos. Pero eso no significaba que los corazones fortineros palpitasen en menor frecuencia cardíaca. El primero en patear fue el mismísimo Chila. Burgos contuvo para que el Fortín empiece con el pie izquierdo. El Príncipe cumplió y el Pato Camps también en las ejecuciones siguientes. Pero el Muñeco Gallardo falló y el Rifle puso las cosas 2-1 a favor del Vélez.

Un viejo conocido como Trotta también erró pero Flavio Zandoná y Celso Ayala cumplieron. La historia iba 3-2, y Mauricio Pellegrino, el capitán, tenía la quinta estrella en su pie. 

La mano se completaba aquel 13 de abril. Cinco títulos internacionales, todos los que se pudiesen tener: Japón era nuevamente testigo de una vuelta olímpica velezana y de un nuevo capítulo en la historia. Hoy, volver a alzar un trofeo en el cielo de algún país es el mayor anhelo del club y de sus hinchas. Emular lo hecho por aquella generación del 90 es un sueño. Y festejar como aquellos hinchas fortineros en las tribunas del mundo, una ilusión latente. 

Montserrat Brizuela
@montsebrizuela


El último festejo internacional

El domingo 13 de abril  de 1997 se disputó en el Memorial Stadium de Kobe, Japón, la novena edición de la Recopa Sudamericana entre Vélez Sarsfield y River Plate.

El equipo conducido por Osvaldo Piazza accedió a dicha instancia por haberse coronado, de modo invicto y brillante, campeón de la Supercopa 96, en tanto que los Millonarios lograron el pasaje a Oriente tras haber conseguido la Copa Libertadores del mismo año.

Un yerro despertó de la modorra a un trámite parejo, deslucido y carente de emociones. A los 28 minutos de la primera parte, Hernán Maisterra realizó una pésima entrega hacia atrás (su ultima acción vestido con la banda roja) que fue interceptada por el Beto Camps. El delantero velezano ingresó al área y quedo cara a cara con Roberto Bonano quien no tuvo otra alternativa que derribarlo para evitar la conquista. El juez uruguayo Nieves señaló el punto del penal y expulsó, por último recurso, al guardavalla riverplatense.

River quedó con diez hombres en el terreno, y obligado por la coyuntura, Ramón Díaz ordenó el reemplazo del ex volante central de Platense por German Burgos.

José Luis Chilavert se hizo cargo de la ejecución y su criminal zurdazo alto desde los once metros abrió el marcador cuando el reloj marcaba media hora de juego.

En el complemento, los dirigidos por Piazza encontraron espacios para vulnerar a la defensa rival, se estacionaron unos metros más adelante en el terreno, y dispusieron de esporádicas chances para ampliar el score, pero a siete minutos del epílogo, cuando la cosa parecía juzgada, el árbitro pitó una infracción en el área del Fortín que Francescoli cambió por gol y decretó la igualdad en el cotejo.

El partido se encaminó, irremediable, hacia la definición por penales. El primer remate, del golero paraguayo, fue desviado por German Burgos. Chila se tomó revancha, se  redimió de su falla y se calzó, fiel a su costumbre, la pilcha de héroe. Detuvo los remates ejecutados por su ex compañero Roberto Trotta y por Marcelo Gallardo, y le legó la responsabilidad de clausurar el resultado a Mauricio Pellegrino. El derechazo del zaguero cordobés fue para un lado, Burgos fue para el otro, y Vélez festejó, lejos de Liniers, su quinta estrella internacional.

Ante una concurrencia cercana a las 25000 personas, El Fortín, ataviado con camiseta azul y V blanca, dejaba atrás la desazón por un insólito error de Francisco Lamolina en similar encrucijada, ante Independiente, en 1995; se mareaba con otra vuelta olímpica, y cargaba en el avión una nueva copa para adornar su atiborrada vitrina. Vélez consolidaba su protagonismo en el pelotón de dominadores del fútbol continental de la década del 90.

Gabriel Martinez


Síntesis del encuentro:

VÉLEZ SARSFIELD 1 (4)

José Luis Chilavert; Flavio Zandoná, Víctor Sotomayor, Mauricio Pellegrino, Raúl Cardozo; Guillermo Morigi (ST 31’ Marcelo Herrera), Marcelo Gómez (ST 45’ Fernando Pandolfi), Claudio Husaín, Christian Bassedas (ST 37’ Omar Asad); Martín Posse y Patricio Camps.
DT: Osvaldo Piazza
Suplentes: Pablo Cavallero, Sebastián Méndez, Carlos Compagnucci y Sergio Goycochea.

RIVER PLATE 1 (2)

Roberto Bonano; Roberto Trotta, Celso Ayala, Eduardo Berizzo (ST 30’ Facundo Villalba), Juan Pablo Sorín; Roberto Monserrat, Leonardo Astrada, Hernán Maisterra (PT 27’ Germán Burgos), Sergio Berti (ST 12’ Marcelo Gallardo); Enzo Francescoli y Julio Cruz.
DT: Ramón Díaz
Suplentes: Santiago Lombardi, Santiago Solari y Leonel Gancedo.

Goles: PT 28’ José Luis Chilavert (Vélez Sarsfield) de penal.
ST35’ Enzo Francescoli (River Plate) de penal

Amonestados: Eduardo Berizzo (River Plate) y Martín Posse (Vélez Sarsfield)
Expulsado: PT 26’ Roberto Bonano (River Plate) por último recurso.

Como igualaron al cabo de los 90, ejecutaron tiros desde el punto del penal.
Definición por penales:
Para Vélez Sarsfield convirtieron: Patricio Camps, Fernando Pandolfi, Flavio Zandoná y Mauricio Pellegrino; Germán Burgos le atajó el tiro a José Luis Chilavert.
Para River Plate convirtieron: Enzo Francescoli y Celso Ayala; José Luis Chilavert atajó los remates de Marcelo Gallardo y Roberto Trotta.

Árbitro: Jorge Nieves (Uruguay)
Asistente 1: Solishito Boskoito (Japón)
Asistente 2: Elvieko Berugoshi (Japón)
Estadio: Universal Memorial (Kobe, Japón)
Público: 25.000 personas.