Vélez

Club Atlético Vélez Sarsfield

CAVS

1910 - 2018/Sitio Web Oficial/www.velezsarsfield.com.ar

Sitio Web Oficial www.velezsarsfield.com.ar

Inicio   Fútbol   Homenajes  

NORBERTO CONDE

Jugadorazo de ida y vuelta
Norberto "Beto" Conde nació un 24 de agosto de 1931. Conde era entreala derecho, una especie de volante por ese andarivel, algo así como un "8" de la actualidad. Poseía un gran ida y vuelta, era hábil, encarador, veloz en los metros finales, corajudo pese a su endeblez anatómica, de espíritu ganador y personalidad avasallante.
+ Ampliar imagen
Conde revolucionó y dominó como pocos los secretos de la función de volante externo, rindió con calificación sobresaliente todas las asignaturas del puesto y se convirtió en el prototipo del mediocampista moderno con gran despliegue y llegada por sorpresa.

En 1951 Vélez realizó una gira por Brasil en la que disputó 9 encuentros con 8 victorias y un empate. El equipo consiguió un impactante promedio de tres goles por partido. Amén del balance positivo en resultados que arrojó el tour, se destacó la figura del juvenil formado en las inferiores Norberto Conde que hacía sus primeras armas en primera división quien deslumbró al público brasileño y cuyas actuaciones le hicieron ganar un lugar en la formación titular la temporada siguiente.

Norberto "Beto" Conde nació un 24 de agosto de 1931. Aquella excursión por los terruños de Pelé lo consolidó en el once inicial y debutó con la V azulada un 6 de abril de 1952 en una caída ante Banfield por 2 a 0.

Conde era entreala derecho, una especie de volante por ese andarivel, algo así como un "8" de la actualidad. Poseía un gran ida y vuelta, era hábil, encarador, veloz en los metros finales, corajudo pese a su endeblez anatómica, de espíritu ganador y personalidad avasallante, técnicamente apto y dueño de una gran capacidad goleadora.

En una ocasión, ponderando estas cualidades, Raúl Gámez, ex presidente del Club, me confesó "El "Beto" fue mi ídolo en la adolescencia. Lo admiraba por su entrega y su guapeza".

Conde jugó en Vélez durante dos períodos (52-59 y 64). En el intermedio registró un recorrido exitoso por Huracán, Atlanta y Ferro. La matemática indica que como parte del plantel velezano firmó la planilla oficial en 225 cotejos y marcó 110 tantos, números descomunales para un mediocampista. Detrás de Bianchi y Ferraro, el "Beto" está ubicado en el tercer escalón entre los jugadores mas goleadores del siglo fortinero.

Integró un tandém eficaz y productivo por la banda derecha con el wing Ernesto Sansone y fue el as de espadas del mítico equipo que atrapó el Subcampeonato del 53.

Su reguero de goles lo transformó en máximo anotador de la Liga Argentina en 1954 con 19 conquistas.

Sus goles, sus gravitantes desempeños y sus múltiples recursos desembocaron en su convocatoria al Seleccionado Nacional. Con la blanquiceleste, Conde dejó impreso su apellido en la bibliografía sobre el Combinado Argentino cuando el 24 de junio de 1956 una arremetida suya materializó la primera victoria en la historia sobre el conjunto azurro. Ese grito cobró más valor en el futuro ya que debieron pasar 45 años para volver a triunfar sobre los itálicos.

Campeón Sudamericano de Selecciones en Chile 1955, el "Beto"solo estuvo en el campo dos minutos en aquella competición, tiempo suficiente para entregarle al público futbolero una de las anécdotas más graciosas y recordadas. El 27 de marzo de 1955 Argentina derrotaba a Uruguay por 5 a 1. El técnico Guillermo Stábile dispuso, faltando diez minutos, el ingreso de Conde por Ángel Labruna. Apenas pisó el césped el "Beto" se arrimó al rudo zaguero oriental Matías González y en tono irónico pero educado le preguntó "Señor, ¿Cómo va el partido? La respuesta del uruguayo fue un piñazo en la trompa del volante nacido y criado en Mataderos quien fue trasladado inconciente, dormido a los vestuarios, y esta coyuntura obligó al reingreso de Labruna. Conociendo la idiosincrasia charrúa supongo que era menos ofensivo para González (expulsado) que le hubiera consultado sobre el cabarulo donde laburaba la madre que el resultado del encuentro.

Su carrera registra 6 hattricks (Atlanta (2), Estudiantes, Independiente, Gimnasia y Rosario Central) y 12 dobletes. Frente a los guardavallas rivales no discriminaba los colores. Mortificó, demolió y cascoteó a todos los equipos, jugando de local o como visitante.

Saturado y maltrecho por los golpes de los defensores contrarios Norberto Conde se alejó de la práctica activa del fútbol en las filas del Deportivo Cali en 1966.

Conde revolucionó y dominó como pocos los secretos de la función de volante externo, rindió con calificación sobresaliente todas las asignaturas del puesto y se convirtió en el prototipo del mediocampista moderno con gran despliegue y llegada por sorpresa.

Logró la unanimidad de consenso en la hinchada que lo santificó como ídolo y le prodigó pleitesía en agradecimiento a su catarata de goles. Quizás a sus pergaminos le faltó una medalla pero el fútbol es un deporte colectivo. Testigos de su juego lo catapultan al bronce junto a personajes insustituibles como Chilavert, Julio Asad, Daniel Willington o Carlos Bianchi.

En la etapa de resurrección del Club, Conde dibujó jardines donde existían matorrales. En la centenaria constelación fortinera "Beto" es una de las estrellas con mayores destellos. Figura iconográfica de primer nivel, entabló una corriente de afecto no frecuente con sus feligreses que disfrutaron de sus condiciones y sus festejos y ovacionaron cada uno de sus malabares en el terreno.

Este espacio partidario le brinda tributo y le rinde culto a uno de sus quijotes: Norberto Conde.

 

Gabriel Martínez