Homenajes

Un gladiador infatigable


Warning: include(cache-v2018/videos/video_801.html): failed to open stream: No existe el fichero o el directorio in /home/velez/public_html/php/noticia.php on line 13

Warning: include(): Failed opening 'cache-v2018/videos/video_801.html' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/velez/public_html/php/noticia.php on line 13

Los números son precisos. El trabajo estadístico indica que más de mil jugadores tuvieron el honor de lucir la camiseta de Vélez a lo largo de su historia. Infaltable, inamovible entre 1975 y 1987, ahí aparece Pedro Larraquy con 457 cotejos representando al Fortín y solamente superado por Fabián Cubero en máximas presencias.

Los números son precisos, irrefutables. El trabajo estadístico indica que más de mil jugadores tuvieron el honor de lucir la camiseta de Vélez a lo largo de su historia. Infaltable, inamovible entre los años 1975 y 1987, ahí aparece Pedro Larraquy con 457 cotejos representando al Fortín y solamente superado por Fabián Cubero en máximas presencias. Pese a ocupar la posición de volante central, luego devenido en zaguero, es el sexto máximo goleador en los más de cien años del club con 82 anotaciones.

Capitán durante varias temporadas de aquellas formaciones, dueño de firmeza para la recuperación y efectividad y certeza en la definición, Larraquy cumplió en Vélez una dilatada e intachable trayectoria merecedora del reconocimiento obligado por parte de Vélez Magazine.

Su físico parece no haber sufrido el paso del tiempo,-conserva el mismo peso de su etapa profesional-. Quizás ha perdido un signo distintivo de su figura, la famosa melena enrulada. Pedro nacido un 13 de junio de 1956, llega puntual a la entrevista como lo hacía en cada cruce ante volantes o delanteros rivales y utiliza un lenguaje pulido, cálido y coloquial, por lo que el diálogo con este cronista se vuelve ameno y distendido apoltronados en la comodidad de los sillones del Salón VIP.

 

El debut de un jugador en primera es una circunstancia inolvidable, ¿Cómo fue el tuyo?

Mi estreno se aceleró por la lesión de Julio Asad, recuerda con nostalgia, yo formaba parte de una cuarta división increíble-grandes amigos de la vida-acota, que había logrado el título con trece puntos de ventaja sobre el segundo y que integraban excelentes futbolistas entre los que estaba Julio Falcioni. Víctor Rodríguez, técnico en ese Nacional 75, me convocó y pude jugar 10 minutos frente a Estudiantes, y agrega, La fecha siguiente ingresé 45 minutos ante Huracán y convertí mi primer gol, y ya frente a River, la jornada posterior, el entrenador me entregó la titularidad.

 

¿Como, quien y cuando te acercaron a Vélez?

Los delegados Sava y Antonio solían reclutar chicos y los arrimaban al Club. Llegué con edad de prenovena desde una entidad de Parque Avellaneda. Hice todas las inferiores en Vélez. Mis comienzos, muchos no lo saben, fueron como lateral izquierdo. En octava división tomé la posta como volante central y ya nunca más cambié de ubicación en el campo hasta mi debut en primera.

 

Tu estilo no era, ni es, el convencional para un mediocampista central…

Es cierto, como Julio Asad yo era un volante con mucha llegada, buen cabezazo y gol. El Turco tenía mejor pegada, lo admiraba, era un crack, apunta persuadido. No hay, ni yo recuerdo números cinco que pisaran tanto el área rival como lo hacíamos nosotros.

 

¿Cual fue tu mejor gol?

Me acuerdo uno a Fillol, con el Amalfitani repleto. Metí un pelotazo para la subida del Negro González y piqué hasta el arco, el uruguayo mandó el centro y como venía, a la carrera y con envión, empalmé la pelota de cabeza con mucha potencia. Al otro día vi la foto en Clarín, que todavía conservo, en la que mi cintura alcanza la altura de la cabeza de J.J López al momento del impacto. El salto fue impresionante, había perfeccionado la técnica y lograba golpear el balón bien arriba con lo que conseguía mayor violencia y justeza. También le hice uno muy recordado al Racing de Villa en cancha de Ferro, y tuve la fortuna de marcarle cuatro a Gimnasia y Tiro y tres a Newell’s.

 

¿Quien fue el técnico que te retrasó y te ubicó como marcador central?

El Toto Lorenzo. En un paso fugaz por el Club, Sanfilippo, años antes, me profetizó un futuro como cuevero, afirmaba que poseía las condiciones ideales para el puesto; fuerza, cabezazo y el timming que se necesitaba para cubrir espacios más pequeños que en la media cancha. Yo no quería, jugar en el fondo me quitaba gol y estaba convencido que era un puesto de viejos. El tiempo le dio la razón, perdí gol, pero terminaba entero físicamente y de no ser por la rotura de ligamentos cruzados que sufrí en San Lorenzo podría haber tenido continuidad algunas temporadas más. Este tipo de inconvenientes físicos terminaban con la carrera de un futbolista, la rehabilitación ante cualquier lesión era mucho mas lenta y traumática que en el presente

 

¿Tuviste alguna posibilidad de transferencia?

Alguna vez se mencionó un sondeo superficial por parte del Real Madrid y el Toto Lorenzo en su ciclo post-títulos intentó sumarme al plantel de Boca pero todo se diluyó. En esa época no emigraban tantos profesionales, ni había tantos destinos, algunos insólitos, como en la actualidad. Algunos allegados sostienen que debería haber nacido diez años mas tarde (sonríe).

 

¿Porque esa generación no pudo coronarse campeona?

Era complicado. Viajar a Córdoba significaba encontrarse con equipos dotados de grandes figuras y muchos seleccionados. Rosario era una plaza muy difícil. Ganar en esos territorios era una quimera. Los planteles no se desarmaban, mantenían la base, eran homogéneos, los experimentados manejaban a los jueces y condicionaban el desarrollo, la televisión ayudó a que ahora no suceda. Estuvimos cerca con Cavagnaro, se habían conjugado experiencia y juventud, teníamos cambio de ritmo, intensidad, sacrificio y un wing como Pepe Castro, pero nos desinflamos al final, y evoca, yo creí que se nos daba con Basile pero nos encontramos con una adversario bien armado como Argentinos que luego fue Campeón de America, y tuvimos la desgracia de dos bajas relevantes en el cotejo final como fueron Vanemerak y Fren que resintieron la estructura en un encuentro decisivo. No lo se, pero tal vez con ellos en cancha la historia hubiera variado.

 

¿Que rescataste de las personas que te dirigieron?

Resalto la obsesividad de Cavagnaro, las 24hs pensando en su equipo. La personalidad y frontalidad de Víctor Rodríguez; el orden y la disciplina de Urriolabeitia; el manejo de grupo de Basile; y la capacidad de Lorenzo para acomodar el trato hacia cada jugador según su importancia. Es verdad aquello de que de todos aprendes algo, incluso hubo actitudes de Yudica que me molestaron y que me dejaron una enseñanza.

 

¿Que jugadores rivales te complicaban?

Con Diego Maradona tenias que abrir todo el abanico de posibilidades de marca porque siempre te sorprendía. El Beto Alonso era bravo y lo acompañaban monstruos que la movían de un lado al otro y te obligaban a un despliegue mayor y a realizar una medición mas precisa de las distancias. Tuve buenos partidos frente a Bochini. Las batallas con Passarella, Rocchia o Pautasso eran durísimas, nos sacábamos chispas. Fue un período de muchas figuras talentosas, de notables condiciones técnicas.

Larraquy colgó los botines en San Lorenzo en 1987 y se refugió en el cuerpo técnico de Héctor Veira. Diploma en mano, volvió a Vélez de la mano del Bambino y desde el ciclo Bianchi ha tenido a su cargo diversas divisiones amateurs. La experiencia de este periplo lo induce a reflexionar, “Me duele el insulto al chico joven cuando se equivoca, porque además los conozco y la mayoría de ellos pasaron por mis manos”, y subraya, “Siempre les inculco que el resultado es una eventualidad y que lo fundamental es no guardarse nada, que uno cuando termina el partido esté tranquilo porque entregó todo, nada quedó pendiente. Esa fue mi conducta a lo largo de mi carrera”. Pedro no ahorra elogios para algunos de las hoy ''realidades'' que supo dirigir, “Cristaldo venia pidiendo pista, siempre fue goleador; Tobio y Torsiglieri rendían a gran nivel”. Y analiza, “La primera división es muy diferente, el jugador debe tener la cabeza y la personalidad suficientes para absorber presiones, para superar miedos, el miedo a ser importante, el miedo al fracaso, razones sicológicas. El caso de Otamendi es muy claro. Nico no brilló en inferiores pero cuando tuvo la chance se aferró a ella, demostró un carácter y un temple desconocidos y se autoconvenció de que estaba ante una posibilidad que no debía desaprovechar. Por eso el futbol es tan difícil, jugar lo jugamos todos pero los que juegan bien son unos pocos.

 

Pedro cierra la charla con Vélez Magazine desparramando halagos y realzando la labor dirigencial, “Llevo 40 años en el Club. Fui testigo del paso de gestiones ejecutivas de diferentes coloraturas. Todos, sin excepción, legaron alguna obra, mejora, o actitud honrada a sus sucesores por mínima que esta fuera. La suma de estos legados edificó esta Institución respetada a nivel mundial. Todos los integrantes de las Comisiones tienen la escuela de la identificación, el arraigo y la honestidad heredados de un prócer como José Amalfitani. El éxito esta garantizado por esa continuidad”, finaliza.

 

Trajinador incansable de la media cancha, Pedro Larraquy dejó un surco y regó de sudor  las canchas argentinas vistiendo la V azulada. Su foja de servicios acredita el orgullo y privilegio de haber transpirado nuestra camiseta como ningún otro.

 

Gabriel Martínez

 

 

PEDRO LARRAQUY

Pedro Larraquy nació en Buenos Aires el 13 de junio de 1956. 

Cursó toda la etapa formativa en el Club y fue integrante de la cuarta campeona timoneada por Antonio Cielinsky, camada en la que tuvo como compañero a Julio Cesar Falcioni entre otras figuras.

La grave lesión sufrida por el sacralizado Julio Daniel Asad aceleró su debut oficial en la primera, hecho que se produjo el 24 de septiembre del 75 en el Amalfitani en el marco de un encuentro ante Estudiantes de la Plata.

Mediocampista central blindado con atributos extraordinarios como una temprana madurez, una precoz personalidad, idoneidad técnica, correcto manejo del balón y capacidad para la organización del juego, Larraquy estaba además dotado de una sobresaliente destreza para el cabezazo defensivo y ofensivo. Estas cualidades le permitieron apropiarse de la posición de volante centro y su físico, de imponente estatura, raleó y rastrilló el césped cuidado por Lelo García hasta 1987. Si, leyó bien, Pedro cubrió con cuerpo y alma el hueco dejado por el Turco durante doce temporadas y ostenta el mérito de ser el futbolista con mayor cantidad de presencias vestido con la V azulada en nuestra centenaria historia. El legajo del enrulado centrocampista registra la estupenda cifra de 457 partidos disputados y lo posiciona en en escalón más alto del podio entre el millar de jugadores que tuvieron el orgullo de calzarse la casaca velezana.

Aquella desgracia padecida por Asad y sus innegables virtudes le depararon un destino de relevancia. Larraquy asumió el liderazgo y fue el corazón de los esquemas de las alineaciones de los 70 y los 80-de las que fue indiscutido titular pese a los diferentes estilos de los técnicos que comandaron los planteles-y se transformó en un referente que eslabonó en esa docena de temporadas una trayectoria intachable.

Provisto de una enorme cuota de gol, el habitual capitán tomaba como línea de largada el centro del terreno y desenfundaba apuntando con determinación y sorpresa hacia las áreas rivales con intenciones de agredir y perforar las redes. Su poder goleador era una de sus características resaltantes que lo rotulan como un arquetipo de mediocampista central en extinción.

La memoria fortinera no olvida su demoledor cabezazo ante el River de Fillol en las instancias decisivas del Nacional 79; su conquista ante los plumíferos dirigidos por Veira en el Ducó en el 85; y su anotación ante Argentinos Jrs en el Monumental en agosto de 1985 en la primera de las finales ante los Bichos de La Paternal.

Émulo de otro grande, Don Victorio Spinetto, el 30 de septiembre de 1981 dinamitó en cuatro ocasiones el arco del Gimnasia y Tiro salteño. Dos años antes había remitido una advertencia al marcarle en tres ocasiones a Newells Old Boys de Rosario.

Spinetto y Larraquy son los únicos volantes defensivos que lograron tamaña proeza.

Dos veces acarició la gloria que merecía por su esfuerzo, sacrificio, frenesí y coraje desparramados en las canchas: Fue subcampeón en el 79 y en el 85.

En 1979, su ciclo de mayor brillo, Cesar Luis Menotti lo convocó al Seleccionado Argentino que compitió en la Copa América. Pedro compartió vestuario con astros de la talla de Diego Maradona y Daniel Passarella.

Un inconveniente en su rodilla lo marginó de la primer Copa Libertadores jugada por el Club en 1980. Esta circunstancia y la no coronación con su amado Vélez, fueron sus frustraciones y las asignaturas pendientes en su carrera futbolística.

En 1982 el Toto Lorenzo lo reubicó en su estructura táctica y Larraquy pasó del mediocampo a la defensa. La posición de zaguero- más lejana al área adversaria y con mayor obligación de marca- limitó en parte su apetito de artillero. Sin embargo siguió demostrando y ratificando su faceta de gran cabeceador, propietario de un gran timming para el salto y dueño de una intuición única para impactar el esférico en el momento justo y así sacar provecho de las maniobras con pelota parada.

Pedro Larraquy fue cedido a San Lorenzo en 1987. En las filas azulgranas solo militó una temporada. Una rotura de ligamentos apresuró su retiro de la actividad.

La grilla de legendarios romperredes del Club lo sitúa en el sexto peldaño entre los máximos goleadores fortineros con 82 anotaciones. Pedro escribió, con sus botines y sus frentazos, varios de los exitosos capítulos de las seculares páginas de gloria del Fortín. Sus goles y sus presencias son pergaminos perpetuos que lo convierten en un símbolo.

Volvió a su segunda casa con el diploma de Director Técnico. Las autoridades le encargaron el manejo de distintas categorías de juveniles (3ª,4ª y 5ª) y tomó las riendas de la primera división, de manera interina, ante los prematuros alejamientos de Ricardo La Volpe y Hugo Tocalli.

En la actualidad se desempeña como Secretario Técnico del Fútbol Amateur

Pedro Larraquy. Un jugador nacido, criado en el Club e inoculado con los genes velezanos. Un docente con experiencia y conocimientos. Un hombre con el perfil y los valores requeridos por la Institución: honestidad, responsabilidad e integridad. Un gran profesional y un gran tipo.

 

 

SUS GOLES

 

FECHA

DIA

RESULTADO

ARBITRO

ESTADIO

GOLES

RIVAL

3

28/09/1975

2 A 3

Veiro

Huracan

1(89)

Huracan

6

10/10/1975

1 a 2

Comesaña

Velez

1(3)

All Boys

 

 

 

 

 

 

 

12

15/04/1976

4 a 0

Busca

Velez

1(8)

Ferro

14

25/04/1976

2 a 0

Parenti

Velez

1(66)

Temperley

15

02/05/1976

2 a 3

Veiro

Atlanta

1(7)

Chacarita

20

30/05/1976

1 a 0

Sukutian

Velez

1(76)

Newells

 

 

 

 

 

 

 

Des2

20/06/1976

3 a 1

Nitti

Argentinos Jrs

1(11)

All Boys

Des8

03/08/1976

3 a 3

Feola

Racing

2(38,74)

Ferro

 

 

 

 

 

 

 

7

07/04/1977

3 a 1

Rolando

Ferro

1(72)

Chacarita

15

25/05/1977

3 a 2

Busca

Banfield

1(44)

Banfield

16

17/07/1977

3 a 2

Barreiro

Ferro

1(75)

Estudiantes

20

07/08/1977

3 a 1

Comesaña

Ferro

1(56)

R.Central

22

14/08/1977

2 a 0

Esposito

Ferro

1(52)

Colon

25

28/08/1977

3 a 0

Ithurralde

Ferro

1(41)

Ferro

27

07/09/1977

1 a 3

Barreiro

Ferro

1(70)

Gimnasia

29

16/09/1977

5 a 1

Rolando

Ferro

1(17)

Platense

31

23/09/1977

2 a 1

Ithurralde

Ferro

1(64)

Racing

36

09/10/1977

1 a 0

Coerezza

San Lorenzo

1(87)

San Lorenzo

41

26/10/1977

1 a 1

Gnecco

Atlanta

1(83)

Atlanta

 

 

 

 

 

 

 

1

20/11/1977

3 a 1

Feola

Atlanta

1(74)

Platense

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FECHA

DIA

RESULTADO

ARBITRO

ESTADIO

GOLES

RIVAL

4

20/03/1978

1 A 1

Romero

San Lorenzo

1(68)

Newells

8

09/04/1978

1 a 1

Ithurralde

Estudiantes

1(87)

Estudiantes

25

20/08/1978

2 a 3

Esposito

Newells

1(66)

Newells

 

 

 

 

 

 

 

1

05/11/1978

1 a 1

Coradina

C.Siderurgico

1(31)

A.H. Zapla

2

08/11/1978

2 a 2

Veiro

Independiente

1(33)

Indepte

4

15/11/1978

2 a 1

Gnecco

Instituto

1(17)

Racing(Cba)

6

22/11/1978

3 a 2

Marsiglia

Huracan

1(15)

Argentinos

 

 

 

 

 

 

 

2

11/03/1979

2 a 3

Ducatelli

River

1(50)

River

5

01/04/1979

3 a 1

Ducatelli

Velez

1(7)

Platense

7

15/04/1979

3 a 5

Rolando

Velez

3(22,30,67)

Newells

9

29/04/1979

2 a 0

Melidoni

Velez

1(89)

Huracan

11

06/05/1979

1 a 2

Feola

Velez

1(75)

River

14

17/06/1979

3 a 0

Rolando

Atlanta

1(88)

Platense

15

23/06/1979

2 a 1

Coradina

Velez

2(80,86)

Gimnasia

 

 

 

 

 

 

 

6

07/10/1979

3 a 1

Ithurralde

San Martin

1(83)

S.Martin(T)

7

17/10/1979

3 a 2

Rolando

Velez

1(28)

Alianza(SJ)

1/4F

05/12/1979

1 a 0

Ducatelli

Velez

1(55)

River

 

 

 

 

 

 

 

24

29/06/1980

2 a 1

Esposito

Velez

1(26)

Quilmes

28

13/07/1980

2 a 1

Ithurralde

Velez

2(11,15)

Indepte

34

17/08/1980

3 a 0

Gnecco

Velez

1(70)

R.Central

FECHA

DIA

RESULTADO

ARBITRO

ESTADIO

GOLES

RIVAL

1

07/09/1980

2 A 3

Esposito

Velez

1(46)

Racing

2

14/09/1980

2 a 4

Demaro

Estudiantes

1(73)

Estudiantes

9

29/10/1980

2 a 2

Busca

Velez

1(47)

Estudiantes

 

 

 

 

 

 

 

2

01/03/1981

1 a 2

Ducatelli

Huracan

1(40)

River

5

15/03/1981

2 a 1

Esposito

Velez

1(31)

Estudiantes

9

05/04/1981

81

3 a 2

Barraza

1(83)

Racing

13

26/04/1981

2 a 2

Marsiglia

Velez

1(68)

Platense

15

03/05/1981

1 a 1

Clerc

Velez

1(88)

Union

16

10/05/1981

1 a 1

Barraza

Ferro

1(34)

San Lorenzo

17

13/05/1981

4 a 2

Clerc

Velez

2(46,61)

Newells

23

14/06/1981

5 a 1

Nitti

Velez

1(87)

Colon

 

 

 

 

 

 

 

4

30/09/1981

5 a 0

Feola

Velez

4(5,34,64,66)

G y Tiro

6

11/10/1981

1 a 0

Demaro

Huracan

1(1)

Huracan

10

01/11/1981

3 a 0

Ithurralde

Velez

1(49)

Racing(Cba)

 

 

 

 

 

 

 

10

08/04/1982

3 a 1

Ithurralde

Guarani A.Franco

1(6)

Guarani

 

 

 

 

 

 

 

9

05/09/1982

2 a 0

Loustau

Velez

1(7)

Union

35

15/01/1983

1 a 1

Bava

Boca

1(87)

Boca

 

 

 

 

 

 

 

17

18/09/1983

3 a 1

Busca

Velez

1(22)

Indepte

22

12/10/1983

5 a 0

Nitti

Velez

1(71)

N.Chicago

25

23/10/1983

4 a 0

Feola

Velez

1(31)

Talleres

 

 

FECHA

DIA

RESULTADO

ARBITRO

ESTADIO

GOLES

RIVAL

1

19/02/1984

1 a 2

Demaro

Newells

1(83)

R. Central

 

 

 

 

 

 

 

1

01/04/1984

1 a 2

Lamolina

Velez

1(85)

Union

9

27/05/1984

1 a 0

Crespi

Instituto

1(37)

Instituto

16

14/07/1984

2 a 0

Ithurralde

Velez

1(43)

San Lorenzo

26

07/10/1984

3 a 1

Crespi

Velez

1(56)

Atlanta

37

16/12/1984

2 a 2

Barraza

Racing

1(73)

Racing

 

 

 

 

 

 

 

FRP

07/08/1985

2 a 1

Bava

Huracan

1(63)

River

Final

28/08/1985

1 a 1

Calabria

River

1(79)

Argentinos

 

 

 

 

 

 

 

30

26/02/1986

2 a 4

Cardillo

Ferro

1(47)

Argentinos

33

16/03/1986

4 a 1

Romero

Velez

1(65)

Chacarita

 

 

 

 

 

 

 

4

03/08/1986

3 a 1

Gnecco

Velez

1(20)

Racing

10

14/09/1986

1 a 1

Biscay

Talleres

1(15)

Talleres

15

19/10/1986

3 a 0

Vigliano

Velez

1(21)

Temperley

38

02/05/1987

3 a 3

Loustau

Independiente

1(24)

Indepte

89 IMÁGENES

Pedro Larraquy

Pedro Larraquy

Pedro Larraquy nació en Buenos Aires el 13 de junio de 1956. Cursó toda la etapa formativa en el Club y fue integrante de la cuarta campeona timoneada por Antonio Cielinsky, camada en la que tuvo como compañero a Julio Cesar Falcioni entre otras figuras.