Fútbol

Fernández: “Cumplí el sueño que tenía desde chico”

Damián y el Amalfitani. El pibe tuvo su estreno en el fútbol grande de la Argentina.
Por Carlos Martino

Damián Fernández tuvo su debut en primera en los instantes finales del triunfo ante Estudiantes en La Plata. Con una felicidad que mantiene con el correr de los días, el juvenil cuenta sus sensaciones del estreno y lo que se plantea a futuro.

Damián Fernández nació en 2001. En 2015, llegó al Fortín para jugar en las juveniles. Desde esa Novena División, en cada partido, en cada minuto jugado. En un crecimiento de mucho sacrificio y años, donde el apoyo de club y de su familia fueron fundamentales para llegar a cumplir el primero de todos los sueños que tiene un jugador formado en la cantera.

2019. Seguramente sea uno de los mejores años que a este pibe de sueños grandes le toca vivir. Llegó a cumplir ese objetivo que tenía en cada vez que su pie le daba al balón en algún potrero del barrio.

Fueron once los minutos, pero la alegría durará una eternidad. El punto de partida. El comienzo de todo.

"Estoy muy contento por el debut y porque pudimos sumar los tres puntos. Cumplí el sueño que tenía desde chico", asegura el defensor tras ese puñado de minutos ante Estudiantes en La Plata.

Los días previos, siempre suelen ser premonitorios para quien busca la chance del estreno. Indicios que se perciben en el aire, en pequeñas acción; o simplemente, porque todo conspira para que eso suceda. "Me lo imaginaba porque no había centrales y me estuve entrenando bien. Se me dio la posibilidad de concentrar y así poder debutar".

Una historia mínima siempre va a quedar ligada al debut de Damián. Hasta es casi un hecho, que su debut quedó relegado por aquella curiosa acción. Cristian Núñez, quien había entrado hacía ocho minutos, veía como la indicación de salida llegaba hacia él, previo mal entendido con la fallida salida de Gago. Idas y vueltas, Heinze expulsado y el pibe que estaba por jugar sus primeros minutos en primera. "Sinceramente en ese momento no tenía mucha noción de lo que estaba pasando. Se me cruzaban miles de cosas por la cabeza, tenía muchas ganas de entrar, estaba emocionado, pensaba en todo. Estaba muy nervioso, pero por suerte pude entrar un rato".

Antes, el entrenador dejó ver su lado motivacional. Así lo contó el defensor. "Me dio indicaciones, pero como me veía muy serio, me preguntó qué era lo que me pasaba. Nos reímos y ahí me mandó para la cancha"; que además dio una postal de cómo estaba el juego a esa altura, afirmando que "ellos se venían en el último momento y el técnico me metió para aguantar. Por suerte pudimos sacar el partido adelante".

En estas historias, hay un pilar detrás de cada jugador que es fundamental. La familia. Esos que están siempre, que madrugan, se sacrifican, apoyan y contienen. Los que sufren a la par y los que celebran y gozan el doble. "Lo vivieron mucha emoción. Por suerte pudieron ir y verme en la cancha. Después cuando llegamos a casa me abrazaron todos. Estábamos muy emocionados porque la peleamos todos para alcanzar ese día y por suerte llegó".

"La camiseta la vamos a hacer cuadro y la vamos a poner en casa", cuenta feliz Fernández.

2019. Primera pretemporada con el plantel profesional. Debut en Reserva. Convocado como sparring de la Selección Argentina en la Copa América. Titular en el representativo Sub 18 durante el Torneo de L´Alcudia en España. Firmar su primer contrato con la Institución. Debutar en Primera. "Se me dio todo muy rápido y no lo esperaba. A medida que fue pasando el tiempo, fui disfrutando todo y recién ahora estoy cayendo en lo que viví en estos meses. Sé que no me tengo que relajar y seguir trabajando".