Cultura

Reconocida con honores

Después de 64 años enseñando a bailar danzas folklóricas en la Peña Velezana Dos Palomitas, la Profesora Inés Bocca tuvo un merecido homenaje en el Polideportivo. Más de 400 personas se acercaron a brindarle una gran despedida; A puro baile, la pista del Salón Integral vibró al compás del chamamé, la zamba y el carnavalito, en reconocimiento a nuestra Dama del Folklore.

El tercer domingo de octubre, la Peña Dos Palomitas cumplirá 63 años. Seguramente, la noche del festejo, esté presente ella. Como en cada natalicio o en las distintas jornadas que a lo largo de su vida enseñó a bailar folklore en el Salón Bajo Oeste. Inés Bocca se retiró de la actividad profesional pero siempre estará disponible para la Peña a la que ella misma le aportó el nombre cuando, en tiempos de José Amalfitani Presidente de Vélez, una bandada de palomas en la esquina del club le regaló a su ojos,  "una coreografía perfecta que luego bosquejé en mi casa".

Anoche, en el Salón Integral del Polideportivo, con personas de todas las edades en lugar de palomas, se vieron muchas coreografías que la propia Inés enseñó con paciencia y dedicación a centenares de alumnos.

La jornada comenzó con la cálida recepción que la coordinadora del grupo de folklore en Vélez, Rosa Dávila, tenía para todos los presentes. Más de 400 personas entre invitados, alumnos y músicos se congregaron para homenajear a Inés en su despedida y retiro profesional de la actividad. También acudieron, el Presidente de la institución, Sergio Rapisarda, y las Presidentas de Cultura y Vélez Social, Liliana Sobrado y María Eugenia Passarello, junto al equipo de Cultura conformado por Sandra Carrillo y Ricardo Lijo.

Hasta entrada la madrugada del domingo, la pista de baile nunca dejó de vivir intensamente con la musicalización y animación a cargo de Gustavo Ferrando, los acordes del grupo Siempre Amigos y el canto de Hugo Cardona. Cientos de parejas danzaron con verdadera pasión al ritmo de la chacarera, zamba, cueca, carnavalito y chacarera doble.

En su ingreso al Salón, Inés fue recibida con un estruendoso aplauso y el afecto de sus seres más queridos. Sus nietos, Máximo y Carolina, le entregaron un ramo de flores. Ernesto, su marido, a quien conoció en Vélez hace más de 60 años, Eduardo y Esteban, sus hijos y una de sus nueras; también vivieron a flor de piel el reconocimiento a la querida Dama del Folklore vestida íntegramente de gala.

Si hay algo de lo que puede sentirse orgulloso un Profesor, es el cariño inagotable de sus alumnos. Como el que emanó de Cecilia Rodríguez, actual profesora de danzas folklóricas en Vélez, quien acompañó a su formadora en cada momento. Como las más de 20 peñas que también dijeron presente en el Polideportivo: "La Casona de Ramón, Los Amigos de Quilmes, Conquistemos el sol, la Peña Ayllu Malliki, Clarines y Fogones, El Rescoldo (De Boca Juniors) y Alas de Mi Patria; entre varias más.

Rapisarda, Sobrado y Passarello le hicieron entrega a Inés de una medalla de oro en reconocimiento a su enorme labor por más de seis décadas enseñando a bailar danzas autóctonas de nuestra tierra. Inés, agradeció el gesto y coronó con una frase todo lo vivido: "La música folklórica es algo que me llena de alegría porque vas recorriendo el país al escucharla. Y eso me hizo vivir dentro de Vélez, un club que es todo para mi. Acá conocí gente hermosa, a mi marido y muchísimos alumnos que hoy están presentes y son como mis hijos. En esta noche, toda mi vida se hizo presente".