Fútbol Amateur

Entre balances y proyecciones

Las Categorías 2001 (Séptima) y 2003 (Novena) fueron Campeonas durante 2017 y tuvieron su reconocimiento en el José Amalfitani al dar la vuelta olímpica.

El 2017 volvió a ser un muy buen año para el Fútbol Infanto Juvenil de Vélez Sarsfield. Además de la principal tarea de formar jugadores, se consiguieron dos títulos en Juveniles, uno en AFA Infantil y tres en Liga Metropolitana. Y potenciando el trabajo grupal, el Fortín integró el podio de la Tabla General en las tres competencias.

La Escuela formativa tiene un histórico legado. Vélez Sarsfield y su fábrica de jugadores han promovido más de 1000 juveniles a la máxima categoría en 108 años de historia. Por eso, la competencia allá abajo, expone las principales virtudes de una institución que no duda en asegurar: Construir un jugador por encima de ganar títulos, clásica dicotomía en el mundo Juvenil. Pero el Fortín "forma" y "gana", porque al fin y al cabo, tener a los mejores jugadores implica consagrar vueltas olímpicas donde los sueños empiezan a forjarse.

La Temporada 2017 vislumbró varios equipos campeones en la propia cantera. A finales de octubre, Vélez volvió a coronar luego de cuatro años un título en AFA Juvenil. Y al igual que en 2013, fueron por partida doble: La Séptima del Ruso Manfredi y la Novena dirigida por Marcelo Bravo, dieron la vuelta olímpica en la misma jornada tras golear a Temperley, a una fecha del final.

La Categoría 2001 alcanzó los 72 puntos (22 Victorias, 6 Empates y 1 Derrota) y ofreció muy buena proyección a futuro con los rendimientos de Felipe Di Lena, Patricio Flamenco, Isaías Barroza, Thiago Almada y Florián Monzón. Mientras que la 2003, no solo brilló con un fútbol de alto vuelo (Isaías Andrada, Máximo Perrone, Elías Cabrera, Matías Soule y Facundo Pimienta, sus principales exponentes), sino que se coronó campeona de manera invicta, tras alcanzar los 73 puntos, producto de 22 triunfos y 7 empates.

Yendo más abajo, en AFA Infantil se repitió el ritual de cada año. Vélez campeón en alguna de sus tres Categorías respetando un estilo de juego protagonista y cuidando mucho el balón. A finales de noviembre, la 2004 (Décima División) dio la vuelta olímpica de la mano de su Entrenador, Gastón Sacani, otro que año tras año se acostumbró a levantar copas a fin de temporada. El Fortín versión 2004 se proclamó de manera invicta, con 14 victorias y 5 empates, marcando 40 goles a favor y tan solo recibiendo 4 en contra. También ofrecieron un gran nivel la 2005 y 2006, que se quedaron a las puertas del título por muy poco. Sumando las tres Categorías, Vélez sólo perdió 3 partidos a lo largo del año. Un verdadero campañón. 

Mientras que en Liga Metropolitana, la cosecha fue variada. Campeones en las Categorías 2005 y 2006, con Paulo Arena como Entrenador, y también en la 2003. El certamen paralelo de AFA, que sirve para brindarles mayor rodaje a todos los juveniles, volvió a tener un Vélez protagonista donde culminó segundo en la Tabla General. Quizás esa tabla, sea el mejor indicativo para saber cómo se hacen las cosas: En Juveniles, el Fortín fue segundo detrás de Boca, sumando todas las Divisiones, mientras que en Infantiles, culminó en el primer puesto.

Se fue el 2017 y con un 2018 en ciernes, el objetivo será el mismo: Potenciar la cantera, redoblar esfuerzos a la hora de formar jugadores y, si la suerte guiña un ojo, acompañar la gesta con algún título. La historia de Vélez, incluso en el Fútbol Infanto Juvenil, y levantando la bandera de la excelencia, siempre lo demanda.